jueves, 25 de septiembre de 2008

Desubicación

A veces hay a quien le cuesta situarse. A veces incluso uno mismo se encuentra desubicado. A veces, es la realidad la que te desubica. Viene esto a cuento de observar noticias tan sorprendentes como que Albert Boadella haya aceptado la propuesta de Esperanza Aguirre de dirigir esa mole cultural que son los teatros del Canal.

Aclararé conceptos.Cuando digo mole cultural es una impresión que dan estos teatros sin conocerlos. Igual es un edificio precioso y me tengo que quitar el sombrero, pero grande no cabe duda que es. Ojalá consigan que esté siempre lleno de grandes iniciativas.

Le tengo un gran respeto y admiración a la obra de Albert Boadella, tanto en teatro como en televisión (que, a través de aquel magnífico "Ya semos europeos" supone mi primer recuerdo de Els Joglars), y también a su trayectoria personal. Sin embargo, los últimos años de su vida me llevan a dudar sobre cuál es actualmente el lugar que ocupa. No juzgo a Boadella por haber aceptado un cargo de Esperanza Aguirre, por favor, tiene la libertad de hacerlo y ojalá dé un gran impulso al proyecto de los Teatros del Canal. Pero me pregunto porqué hace cuatro años no quiso y ahora sí. ¿Se ha convencido finalmente Boadella de que su barco es el de Esperanza Aguirre? No deja de ser una decisión personal y perfectamente respetable, pero sí parece que ambos defienden las mismas excentricidades (en la tercera de las acepciones, que la RAE le da a esta palabra, y siendo el giro de la definición el de las agujas del reloj, que van hacia la derecha...) sobre rupturas, idiomas y demás. Ambos defienden que el castellano está atacado en Cataluña (me hace tanta gracia oir que una lengua, que puede ser usada libremente, porque cada cual decide como habla o como escribe, pueda ser "atacada"). De hecho, Boadella ha llegado a decir que "No volveré a actuar en Cataluña porque aquí existe un problema de libertad", y se ha quedado tan ancho.

Volviendo sobre la desubicación, uno respeta las decisiones personales, vuelvo a repetir, pero se hace difícil ver a personas a las que tienes cierto aprecio cambiar las posiciones que (en parte, porque ahí sobrevuela esa magnífica disquisición sobre si importa más el artista-persona o su obra) hicieron que les tuvieras ese aprecio. Como la estrella del Madrid que ficha por el Barca (o viceversa). Si Bruce Springsteen, en vez de apoyar a Obama, hubiera apoyado a Mcaan, posiblemente me hubierais encontrado de cuclillas en la cama tiritando tras un mes sin salir de casa (pero bueno, Bruce no defrauda). Obviamente, no tengo la misma admiración por Boadella que por Springsteen, pero no dejan de extrañarme ciertas decisiones, ciertos cambios de posicionamientos. Ojalá a Boadella le vaya muy bien de la mano de Doña Esperanza (con quien yo no iría ni a por el pan, quede claro), y que eso repercuta en una magnífica programación cultural para Madrid, que no deja de ser la gran urbe europea que más cerca me queda, pero que aclare, o simplemente reconozca, su ubicación de una vez (se vive mucho más tranquilo, Albert). El gran, gran, grandísimo Buenafuente brindaba hace tiempo en su blog la respuesta que desde Els Joglars daban a una invitación para que Boadella acudiera de invitado, y también su magnífica contrarréplica. Aquí debajo os la dejo. Esclarecedor: ¿dónde se encuentra a gusto Albert Boadella?


Hola Albert,
he parlat amb l'Albert Boadella, us agraeix la invitació però prefereix no acceptar-la, no és el tipus de programa on se senti a gust.
Gràcies per l'interés, salutacions cordiales,
Cristina Ferrández
Els Joglars
------
Hola Cris,
gràcies per la sinceritat.
Un dels grans enigmes de la humanitat, és saber on es troba a gust Albert Boadella.
Fins sempre.
Andreu Buenafuente
El Terrat

5 comentarios:

José Enrique Carrero-Blanco Martínez-Hombre dijo...

Que cada uno haga lo que estime conveniente, y el problema que tiene Cataluña lo tiene el resto de España, que es su clase política. Uno con el paso del tiempo, está cada vez más convencido de que España en general necesita un cambio de clase política, porque, por desgracia, se están apoltronando gente que está más obsesionada con seguir chupando del bote que de solucionar los problemas de los ciudadanos. Esto ya te lo comenté y lo vuelvo a reiterar, en política se mete gente que no tiene futuro profesional desde muy joven y que consigue estar en puestos de responsabilidad, puestos que quieren conservar a toda costa y eso se consigue tragando lo que el jefe le mande, porque si no lo hace, ¿cómo paga la hipoteca?.

David R. dijo...

Hola, José Enrique. Lo primero, muchas gracias por pasarte, y por aportar a este blog desde la discrepancia, que siempre está bien, y con respeto, que en otros sitios falta.
Como dices, cada uno que haga lo que le venga en gana, asumo que eso debe ser así, y por ello, como digo, respeto las decisiones de Boadella, y de quien sea. Pero me llama mucho la atención el momento, el modo, la situación... no sé, el iter que ha seguido este hombre, que le ha llevado a decir, como dice, que no se sentiría a gusto en un programa como el de Buenafuente, algo que no me explico a no ser que esa negativa sea una acusación velada a Buenafuente de algo de lo que no es culpable ni de coña. En su programa han estado, tan a gusto, Rajoy, Gallardón y gente de diverso posicionamiento politico. La otra opción, claro está, es que Boadella haya perdido la educación en su proceso de muda ideológica, porque decir que no se está "a gusto" en un programa de TV... en fin.
No creo que el problema sea la clase política, donde, como en cualquier grupo de humanos, hay de todo (y en todos los partidos, claro), estoy en contra totalmente de esa pérdida de fe en las instituciones y en sus representantes, es una idea muy perniciosa que por desgracia cala cada vez más en la sociedad. por supuesto que habrá casos de gente sin futuro profesional en la política, pero no creo que se pueda generalizar al respecto, no deja de ser una más de las ideas que llevan a esa mala opinión sobre los políticos.

Sergio dijo...

Pues, sinceramente, David, yo entiendo perfectamente a Boadella cuando dice que el castellano está siendo atacado ( sin comilla alguna ) en Cataluña/Catalunya, al igual que sé que el catalán fue atacado ( sin comillas, y de modo mucho más salvaje aún ) durante el mandato del anterior Jefe del Estado. Y es que una cosa es pasarse por un extremo y otra ( muy similar en el fondo ) es responder a cuarenta años de "temps era temps" ( amb la llengua al cul i els simbols arraconats ! ) con algo similar pero en el extremo contrario del péndulo.

Será porque "hay en mis venas gotas de sangre jacobina" ( y, nervioso como soy, encima mi verso no brota siquiera de manantial sereno ).

Un abrazo.

P.S.: Por si a alguien se le escapan, las referencias son a "Temps era temps" de Joan Manuel Serrat y "Retrato" de Antonio Machado.

José Enrique Carrero-Blanco Martínez-Hombre dijo...

David sabes perfectamente que me encanta debatir, con respeto, con gente con la que discrepo. Y debes saber que estás invitado a dejar tus impresiones en mi blog.

En cuanto a lo de Boadella, que haga lo que quiera. Existen casos claros de gente, no sé si es el caso de Boadella, que han cambiado de ideologías más que de chaqueta. Tenemos el caso del abuelo de Aznar, que de ser carlista, pasó a ser aranista, de aranista a republicano cuando estuvo en Madrid, y luego franquista. Federico Jiménez Losantos, que de ser lo más rojo que había, siendo maoista, pasó a ser un pseudo liberal (no lo es porque de respetar a los demás, ni por asomo). Haro Tecglen, de ser falangista, con su oda al José Antonio Primo de Rivera, pasó a ser de comunistas; comunistas alemanes se hicieron nazis y luego, los que pudieron, se metieron en la Stassi...

Yo creo en las instituciones, lo que pasa es que no me dan muchas confianzas los que la ocupan. Por ejemplo, los políticos nacionalistas catalanes y vascos, para nada se creen lo que dicen, pero saben que tienen que seguir el juego, para seguir ocupando un puesto cómodo e introducir a la gente de confianza en los cargos que puedan.

Maria dijo...

Creo que en la carta entre Cristina Ferrández y Buenafuente se ve claramente donde está la educación y dónde no. Tambien se vé claramente que Boadella tiene razón en no ir ya que como se puede apreciar (es pot apreciar) la carta va dirigida a un tal Albert del equipo de Buenafuente y contesta Buenafuente diciendo "Cris", y el "fins sempre" y la frasecita de la humanitat (que se pueden hacer muchos chistes con la humanitat en el seu programa. A buena fuente le hubiera gustado que su compañia hubiera sido lo que fue els joglars, pero no es más que un programita y la pasta de la sexta y sus chanchullos, pero els joglars? YA SEMOS EUROPEOS!!!