jueves, 10 de julio de 2008

Antesdeyer* me puse una camiseta de rayas...

Antesdeayer me puse una camiseta de rayas. Pensaréis, pues cojonudo por tu parte, hombre, qué nos estás contando. me explicaré: viene al caso de que cuando era adolescente eclosionó en España el fenómeno indie o rock alternativo, grupos surgidos o bien al albur del grunge en sentido estricto, o bien de otro tipo de rock que sonaba más que nada en emisoras universitarias norteamericanas. Eso por hacer una división simple, y simplista, porque el reflejo del rock alternativo en España dio para mucho, y cada uno excogió su camino, desde los Nirvana y Pearl Jam hasta los Yo La Tengo, Pixies, Smashing Pumpkins o Sonic Youth (cerrando el círculo de vínculos, y poniendo en evidencia que cualquier intento de división es artificioso, la gira europea de estos en el 90 llevó de teloneros a Nirvana: "The year that punk broke out" o algo así), por citar los ejemplos más conocidos. Yo descubrí un buen día a Los Planetas, y luego el sello Subterfuge (que sigue tirando, pero que también ha publicado mucha morralla...), más tarde al resto de grupos españoles que apostaban por un discurso independiente dentro de la música rock, entre ellos muchos asturianos (el denominado Xixón Sound, gestado en Uviéu, en el campus del Milán). Para mí aquello fue un soplo de aire fresco, ver que había una vida musical en España que actuaba de un modo similar (en el fondo y también en las formas, aunque con singularidades) al del rock alternativo norteamericano que había descubierto en mi preadolescencia (cuando salió el Nevermind de Nirvana, yo acababa de cumplir 12 años). Cuando uno tiene 15 años hace ejercicio de militancia de cualquier cosa que le guste, y con la música -la mayor de mis pasiones- no podía ser de otro modo. No quiero decir con esto que haya perdido ni un ápice de la pasión que tenía en aquel momento, de hecho mi eterna pose de intento de snobismo en lo musical (hay quien dice que es integrismo, y yo lo asumo) viene del modo en que viví aquellos años. Sin embargo, con el tiempo, acabas por relativizar ciertas cosas. Recuerdo de aquellos años que en las revistas musicales tipo Ruta 66, Factory, o el Rockdelux, no sé si por la juventud de mis coetáneos lectores o por la pasión que generaba la eclosión de aquel movimiento, se hablaba sobre debates tan "totales" (en todo el sentido de la palabra) como si era más indie llevar perilla o camiseta de rayas.



Viene todo esto al hilo de que el pasado miércoles los problemas de corazón que arrastraba pudieron con Sergio Algora, poeta, escritor, y líder de El Niño Gusano, uno de los grupos referentes de aquel primer indie patrio (como dirían en Disco Grande). En los últimos años había colaborado con Fran, que fuera cantante de Australian Blonde, en su proyecto conjunto La Costa Brava. La verdad es que yo nunca fui un gran seguidor de El Niño Gusano, de hecho, tengo de ellos tan sólo alguna canción suelta en algún recopilatorio y creo que sólo sería capaz de cantar completa una canción suya, Pon tu mente al sol (ya de paso, haced caso a tal consejo). Sin embargo, no puedo por menos que reconocer tanto el valor de su música, como sobre todo la enorme carga poética de las letras de Algora, repletas de imágenes con mucho de surrealista, y poner en evidencia el enorme favor que gente como él le han hecho a la música española. Por ello, el jueves, cuando vislumbré en el armario una camiseta de rayas que no tenía excesivas ganas de ponerme, y con gran pesar por ser estos los motivos, volví a ejercer mi militancia indie quinceañera, como un absurdo y puede que tonto homenaje a Sergio Algora, y opté por las rayas horizontales, que para mí siempre fueron más indies que ponerse perilla, donde va a parar!

* Como veréis, no cuadra el antesdeayer con la fecha que señala post, pero esto empezó como un borrador que se titulaba "Hoy me he puesto una camiseta de rayas". Al no tener tiempo para terminarlo hasta hoy, ha ido cambiando dos veces de título, y me es imposible cambiar la fecha, que sigue saliendo la de primer borrador...

3 comentarios:

factoria7gritos dijo...

En una noche desconcertante acabé en un tugurio, o quizás ese había sido el propósito. Allí estaban El Niño Gusano y, es verdad, eran un grupo mágico.

Discos dijo...

Hola David , soy Alberto Discos Alta Fidelidad , no doy la "bara " para que la gente se compre discos , pero despues de lo de Sergio Algora , se me ha encomendado una mision divina que los discos del Niño Gusano se vendan eternamente y la gente los tenga , a 7.95 euros en discos Alta Fidelidad.
_espero que detro de 2000 años los discos del niño gusano se hayan vendido mas que los de los Heroes del silencio....

Anónimo dijo...

Ten cuidao David que a los que llevamos camisetes rayaes puen confundinos con "batasunnis" jajaja
I.C.Z